Mercados 29/06/2023

Comentario Chicago

  • Los futuros de trigo cerraron a la baja, presionados por un dólar más fuerte que tiende a hacer que los granos estadounidenses sean menos atractivos en el mercado mundial. Adicionalmente, se espera que Rusia recupere su competitividad en el mercado de exportación a precios muy inferiores a los estadounidenses, mientras que algunos analistas consideran que la cosecha de trigo de Ucrania podría ser mayor que la estimación del USDA. Por su parte, una mayor superficie sembrada en Canadá con respecto al año pasado suma presión adicional a estos contratos.
  • Los contratos de maíz de Estados Unidos cerraron hoy a la baja, profundizando las pérdidas de la jornada previa, en la cual alcanzaron su nivel más bajo desde octubre de 2021. Esto de debe principalmente a una serie de lluvias pronosticadas para las próximas dos semanas en el sur y centro del Medio Oeste, que podrían ayudar a estabilizar o mejorar las condiciones de los cultivos que se habían visto afectados por la sequía, y recargar la humedad del suelo justo antes del período crítico de polinización de la cosecha de maíz a fines de julio.
  • Los futuros de la soja cerraron con saldos dispares, con los contratos más cercanos en suba y los más lejanos en baja. Las ganancias de los contratos más cercanos se observan principalmente como causa de compras técnicas y de oportunidad, mientras que los contratos más lejanos se siguen viendo afectados por los pronósticos de lluvia en Medio Oeste. Los operadores se posicionaron de cara al el reporte trimestral de existencias del USDA de mañana donde se espera que se informen menores suministros de maíz, soja y trigo en comparación con hace un año. El USDA también publicará estimaciones actualizadas de la superficie cultivada en Estados Unidos.
El USDA dio a conocer nuevas proyecciones del ciclo 2023/24
El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos presentó su nueva estimación para el ciclo 2023/24, con una perspectiva de condiciones climáticas estables con claras chances de un año “Niño” y una recomposición en materia de oferta en los principales productores. En este segundo informe, se incrementaron levemente las producciones de todos los commodities. Si bien el comercio y el consumo previsto acompaña ese aumento, se asiste a una marcada alza en los stocks finales, lo cual puede impactar negativamente en los precios. Obviamente, todo está sujeto a que la cosecha en el Hemisferio Norte se concrete. Las previsiones de altas temperaturas y menores precipitaciones en los Estados Unidos y Canadá, así como en los países de la Europa central, pueden revertir esta situación. Seguidamente se presentan las principales variables de oferta y demanda

Continúan disminuyendo los precios de los granos según el índice GOI
Se acelera la caída de los precios de los granos. El índice GOI del Consejo Internacional de Cereales (CIC) mostró una baja del 7,0% entre abril y mayo, muy por encima del 2,9% de disminución registrado en marzo/abril.
Estas mediciones corresponden a los precios de la canasta total de granos e incluyen valores internacionales para el conjunto de trigo, maíz, cebada, soja y arroz.
La tendencia negativa se registra en todos los granos componentes del Índice, con excepción del arroz que continúa una recuperación paulatina. La baja interanual alcanza al 27,3%.
Las variaciones interanuales por grano son negativas en un 37,5% en trigo; 28,2% en maíz; 43,7% en cebada y 24,2% en soja. La suba en arroz es del 15,8%.
También continuó la tendencia decreciente en los precios internos del maíz en 200 dol/ton (-5%) para embarque en el próximo mes. Por su parte se observaron importantes mejoras en el trigo disponible en 325 dol/ton (+12%) y la soja (+13%) para embarques inmediatos.
En lo que va del mes de junio el trigo con valores de entrega inmediata mantiene su nivel anterior, en tanto que en maíz continuó la baja para ubicarse en 196 dol/ton, y finalmente en soja, algo más floja, se ubica en 370 dol/ton.
Economía argentina
  • El Gobierno se reunió con una serie de cámaras del comercio exterior por la dinámica de las importaciones y el sistema SIRA y la de servicios SIRASE, en medio del mayor control para evitar operaciones fraudulentas y la premisa de cuidar los dólares escasos mientras negocia desembolsos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). 
  • Lo más importante del contenido del pacto con el FMI, y es lo que aguardan con ansiedad desde el establishment, refiere a lo que sucederá con el tipo de cambio. Es decir, cuáles son las condicionalidades que puso el Fondo Monetario para acceder al acuerdo, aun cuando la Argentina haya incumplido con las metas firmadas hace unos pocos meses.
  • Hay un dato político que a los empresarios no se les escapa: Massa ató su candidatura presidencial a este acuerdo con el FMI. 
  • Es difícil que el FMI le otorgue al Gobierno dólares frescos para intervenir en el mercado ni para importar mercadería. Lo dicho más arriba: la postura más probable es que la Argentina siga con un plan propio para conseguir divisas.
  • La duda, en todo caso, refiere a si Massa y el Fondo acordaron -a cambio de la ayuda- una aceleración del crawling-peg (minidevaluaciones diarias).
  • Desde Economía había un silencio absoluto sobre este punto en particular, y las opiniones entre banqueros y empresarios estaban divididas.

Últimos informes