Trigo: lleva aportados más de US$ 3.400 millones de exportaciones

De la mano de su récord productivo, el trigo argentino viene abasteciendo con creces el mercado interno argentino, así como los diversos mercados de exportación. Desde el inicio de cosecha en diciembre pasado hasta finales de abril, estimamos que las exportaciones de trigo ya han totalizado 11,8 Mt. De esta manera, se consolida el récord histórico exportador, al tiempo que el tonelaje exportado asciende a una cifra equivalente a algo más del 81% del volumen de equilibrio establecido.

Con este importante nivel de exportaciones, el trigo habría superado en abril los US$ 3.400 millones en valor FOB de comercio exterior. Cabe destacar que para los meses de diciembre-marzo se toman los datos oficiales del INDEC, mientras que para abril se aproxima el volumen de exportaciones con datos de embarques, tomando los precios FOB del mes de marzo.

Mucho se ha resaltado sobre los precios de exportación del trigo en el marco del recrudecimiento de la crisis ruso-ucraniana. No obstante, este récord exportador no se explica ni en una quinta parte por el alza de precios internacionales. Comparando la campaña actual con el año comercial 2020/21, los volúmenes exportados crecieron más de un 90%, mientras los precios promedio FOB de exportación muestran hasta ahora un alza del 23%. Consecuentemente, el récord exportador en dólares se explica en casi un 83% por la robusta cosecha triguera y apenas en un 17% por el alza de los precios de exportación del trigo.

Del lado del abastecimiento interno, según datos oficiales del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP), en lo que va de la campaña comercial en curso (diciembre 2021-marzo 2022) se molieron 1,88 millones de toneladas de trigo; ello es, unas 80.000 toneladas por encima del mismo período del año anterior y levemente superior, también, al promedio de los últimos 5 años.

Récord de ventas externas para el trigo 2022/23

En abril se sumaron más de dos millones de toneladas al acumulado de ventas de trigo 2022/23, que ya se ubica en el umbral de las 8 Mt, máximo registro histórico para esta altura del año. Con este nivel de comercialización hacia el exterior, quedan cerca de dos millones de toneladas para completar el volumen de equilibrio de 10 Mt establecido por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP). No obstante, a partir de completarse el 90% de este cupo comienza a funcionar el régimen especial DJVE-30, debiendo despacharse el trigo en los siguientes 30 días de presentada la DJVE. Siendo esto impracticable en un trigo que recién se siembra, restaría entonces un millón de toneladas de ventas externas para completar el actual volumen de equilibrio en los próximos meses.

De cara a la campaña 2022/23, a iniciarse en diciembre de este año, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) publicó sus primeras estimaciones de producción y comercio exterior para el trigo en Argentina. Proyectando menos área sembrada y menores rendimientos que la campaña actual, el USDA prevé una producción de 18,6 Mt de trigo 2022/23. En línea con una cosecha cerca de un 15% menor, se esperan para el próximo año comercial 12,6 Mt de exportaciones de trigo (incluyendo harina). El USDA destaca los elevados precios de fertilizantes como elemento de incertidumbre a la hora de tomar decisiones de siembra en Argentina, un hecho global de que nuestro país no está exento.

En este sentido, el mercado mundial de fertilizantes sigue sustantivamente volátil en el marco de la crisis ruso-ucraniana, a lo que se le sumaron esta semana los primeros tenders de la India. Cómo se ha destacado en otras ediciones de este Informativo Semanal, India es de los principales importadores y consumidores mundiales de fertilizantes, por lo que su dinámica de compras afecta sustancialmente los precios internacionales de los abonos. De esta manera, la potencia emergente comenzó sus compras sin convalidar los elevados precios internacionales de la urea, fertilizante fundamental para el trigo, al tiempo que Brasil y Estados Unidos persisten sin interés de compra, de acuerdo con un reporte de Ingeniería en Fertilizantes (IF).

Consecuentemente, en la semana pasada se observaron caídas de más del 11% en los precios internacionales de la urea. Esto se notó también en Argentina, donde los precios de importación hacia nuestro país bajaron un 8% sólo la semana pasada, totalizando US$ 830/t, cuando hace menos de dos meses la tonelada de urea se encontraba en torno a los US$ 1100, según información de IF.

Persiste la incertidumbre por el conflicto Rusia-Ucrania

De acuerdo con la consultora rusa Sovecon, Rusia dispone de elevados niveles de stocks de trigo en el sur del país, y espera una cosecha superior a las 87 Mt para la campaña 2022/23 que inicia en julio de este año. De este modo, el año comercial venidero sería la mayor cosecha de trigo de la historia de Rusia.

Por lo tanto, un cese de fuego en el conflicto ruso-ucraniano se encontraría con un marco de producción robusto, aunque aún quedan pendientes de cuantificar los daños sobre la infraestructura del transporte, que potencialmente podrían atrasar el reinicio del comercio si se llega a la paz. A su vez, de poder reiniciarse la logística portuaria, la consultora con sede en Moscú proyecta que Ucrania podría llegar a exportar 20 Mt de trigo en la próxima campaña, un valor similar al año comercial actual, sin darle una ponderación muy fuerte al impacto del conflicto bélico sobre las siembras trigueras ucranianas.

Mientras tanto, Egipto y Turquía, principales compradores del trigo ruso, buscan proveedores alternativos. Francia e India se han erigido en este último tiempo como importantes proveedores para estos dos mercados, mientras persiste elevado el costo de comprar trigo ruso por potenciales ataques en el contexto de la guerra o sanciones sobre los productos. En este marco, la demanda global de trigo sigue robusta, con expectativa de seguir su auge alcista de cara a la campaña 2022/23. En los últimos 20 años el consumo mundial de trigo creció un 34%, mostrando mermas de consumo en sólo 4 años desde comienzos del siglo.

No obstante, potenciales limitaciones a la exportación de trigo, en el marco de una sequía en zonas productoras de la India, devolvieron al trigo en Chicago por encima de los US$ 390/t, creciendo en la semana cerca de un 3% respecto al último cierre de abril. No obstante, los precios actuales siguen por debajo del promedio de abril, con el trigo cotizando en torno a los US$ 395/t.

Por su parte, luego de un sostenido posicionamiento neto vendedor, los fondos de inversión cambiaron de signo de una semana a otra con el desenlace bélico del conflicto ruso-ucraniano a finales de febrero. A partir de marzo se vio un posicionamiento neto comprador que no se veía desde agosto de 2021. Posteriores cierres de posiciones aminoraron los precios y redujeron el posicionamiento neto. No obstante, en las últimas cuatro semanas el movimiento de esta posición fue escaso en relación con la volatilidad que se venía observando, lo que podría darle sostén al nivel de precios actual que viene mostrándose para el cereal.

El mercado local se encontró con una semana con escaso dinamismo comercial, con ofrecimientos en torno a los US$ 370/t, valores similares a la semana pasada tanto para entrega inmediata, así como para entrega contractual. Las ofertas para el trigo 2022/23 oscilaron entre los US$ 330/t y US$ 340/t. En línea con los mercados internacionales, los futuros de trigo diciembre de Matba-Rofex mostraron subas del orden del 3% en la semana, cerrando el jueves en US$ 338,5/t.

Generated by Feedzy