Sube el crudo y el maíz acompaña en Chicago

Los futuros de maíz en EE. UU. subieron más el miércoles, obteniendo el apoyo de los precios más firmes del petróleo, aunque el aumento de las reservas mundiales y las perspectivas de escasa demanda de etanol sustituto del petróleo limitaron las ganancias.

El trigo cayó a medida que los comerciantes cuadraron posiciones después de las recientes fuertes ganancias, mientras que la soja operó con ganancias.

Los futuros de maíz más activos en Chicago subieron un 0.4% a usd 127.26 por tonelada, habiendo cerrado un 1% más firme en la sesión anterior en la que los precios alcanzaron un mínimo de septiembre de 2009 de usd 121.65 por tonelada.

Los analistas dijeron que el maíz estaba obteniendo cierto apoyo de la compra de ofertas, pero seguía bajo presión por las expectativas de una menor demanda del etanol a base de granos.

«El sector del etanol constituye casi el 35% de los puntos de venta de maíz en los EE. UU., y este sector está bajo presión ahora por la caída de los precios del petróleo crudo. La perspectiva de aumentar las áreas en comparación con el año pasado se suma a esta tendencia a la baja de los precios», dijo la consultora francesa Agritel.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) dijo el lunes por la tarde que los agricultores estadounidenses habían plantado el 7% de su área de maíz prevista hasta el domingo, en línea con las expectativas de los analistas en una encuesta de Reuters.

Los futuros de trigo más activos cayeron un 0,8% a usd 200.43 por tonelada, habiendo cerrado un 0,2% el martes.

El trigo se había recuperado más del 2% a principios de la semana después de que el USDA dijo que la condición de la cosecha nacional estaba por debajo de las expectativas del mercado, avivando los temores de escasez de suministros.

El informe del USDA del lunes por la tarde dijo que el 57% de la cosecha de trigo de invierno de EE. UU. está en buenas o excelentes condiciones, frente al 62% de la semana pasada. Las estimaciones de una encuesta de Reuters oscilaron entre 59% y 64% de buenas a excelentes.

Las preocupaciones sobre las inminentes restricciones a la exportación en Rusia y Ucrania también respaldaron los precios del trigo.

Los futuros de soja más activos subieron un 0,4% a usd 310.94 por tonelada, habiendo cerrado un 0,5% más en la sesión anterior.

Las siembras de soja se completaron en un 2%, también en línea con las previsiones del mercado.

Dudas sobre rindes en Brasil

Aunque todavía se esperan cosechas récord, el clima seco ha impedido que los actuales cultivos de maíz y soya de Brasil alcancen los niveles sorprendentes que muchos analistas de mercado creían que serían posibles.

Casi todos los campos de soja de Brasil se encuentran para cosechar, pero el maíz de segunda todavía se encuentra en las etapas vulnerables de crecimiento. La lluvia ha sido decepcionante en algunas regiones, y si el patrón seco reciente no se aclara, la producción de maíz podría caer frente a las expectativas previas.

Las exportaciones de maíz de Brasil ya se ven disminuyendo de los niveles masivos de hace un año a medida que aumenta la competencia mundial, aunque las reducciones en el posible rinde de maíz de segunda puede reducir dichas exportaciones. Los agricultores brasileños han estado dispuestos a vender maíz este año, pero han sido aún más agresivos con la soja, lo que debería ayudar a que esas exportaciones alcancen nuevos máximos.

La consultora AgRural redujo esta semana a la safrinha de maíz de Brasil en un 2% debido a la sequía. La consultora de agronegocios INTL FCStone la semana pasada también recortó su perspectiva, citando lluvias insuficientes durante la fase crítica en el desarrollo del cultivo.

La agencia oficial de estadísticas de Brasil, Conab, a principios de este mes hizo un pequeño recorte en la primera cosecha de maíz de Brasil, pero la segunda cosecha se incrementó en más de 2 millones de toneladas, llevando la predicción total a un récord de 101.868 millones de toneladas.

Conab también redujo la cosecha de soja en más de 2 millones de toneladas a 122.06 millones debido a la sequía predominantemente en Rio Grande do Sul. A fines de marzo, los suelos en el extremo sur del estado se encontraban entre los más secos en cualquier mes en al menos 20 años.

Rio Grande do Sul produjo el 17% de la soja del país la temporada pasada. También lideró al país en maíz de primera cosecha, con un crecimiento del 22% de ese cultivo. Sin embargo, el estado no produce una segunda cosecha de maíz, y su primera cosecha es solo alrededor del 6% de la producción total de maíz de Brasil.

La cosecha récord de maíz brasileño del año pasado fue de 100 millones de toneladas, dividiendo 26% y 74% entre la primera y la segunda cosecha, respectivamente. La segunda cosecha de maíz o safrinha es la que se exporta fuertemente después de la cosecha de mitad de año.

El ritmo de exportación de soja en Brasil se intensifica

Autor: Michael Cordonnier / Soybean & Corn Advisor, Inc.

Las exportaciones brasileñas de soja se han intensificado en las últimas semanas. Brasil exportó un récord de 13.5 millones de toneladas de soja durante marzo. Brasil podría establecer un nuevo récord de 14,5 millones de toneladas de exportaciones de soja en abril y podrían exportar al menos 10 millones de toneladas en mayo. 

La alineación en los puertos brasileños durante los próximos tres meses (mayo-junio-julio) indica que Brasil podría exportar 29 millones de toneladas adicionales de soja. En lo que va de año, Brasil ha exportado aproximadamente 24 millones de toneladas de soja en comparación con 20 millones de toneladas durante el mismo período del año pasado.

Hay muy poca ventaja de precio para la soja brasileña, pero son de mejor calidad en comparación con la soja de los Estados Unidos en términos de proteína y aceite, lo que los hace atractivos para los compradores chinos.

A fines de la semana pasada, la soja de junio de Brasil era de US $ 339,60 por tonelada en comparación con la soja de mayo de EE. UU. A US $ 340,66 por tonelada. La soja de julio de Brasil fue de US $ 345.20 por tonelada y la de soya de junio de EE. UU. Fue de US $ 342.20 por tonelada, según ARC Mercosul.

Argentina: se prevé un leve incremento en la intención de siembra de trigo 2020/21

La estimación preliminar de siembra de trigo en la Argentina es de 6,70 millones de hectáreas, una cifra 1,5% superior a la registrada el año pasado, debido a los incentivos favorables presentes para el cereal en 2020/21.

La proyección, realizada por el equipo de técnicos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, “está sujeta principalmente a la ocurrencia de lluvias que permitan disponer de humedad superficial para asegurar una correcta implantación”.

“En el norte del país, a pesar de que el relevamiento inicial arrojaba una fuerte indecisión de siembra por la falta de humedad en el perfil, luego de las lluvias acumuladas desde fines de marzo a la fecha las expectativas fueron mejorando, marcando una clara tendencia hacia mantener el área del ciclo previo e incluso registrar leves expansiones de superficie en sectores aislados de la región”, apuntó el informe de pre-campaña de trigo elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En el centro del área agrícola argentina la intención de siembra continúa oscilando entre leves aumentos y caídas condicionadas a la oferta hídrica que se registre en cada zona en particular. “Sin embargo, aún restan varias semanas para el inicio de la siembra y, según nuestros pronósticos climáticos de mediano y largo plazo, hay probabilidades de transitar la ventana de siembra con una buena oferta hídrica tanto superficial como subsuperficial”, apuntó el informe.

En cuanto al sur de la zona pampeana –donde se concentra la producción de trigo de calidad panadera–, si bien aún falta un buen trecho hasta el inicio de la siembra (fines de junio a principios de julio), se trata de la zona con la tendencia más fácil de predecir porque tiene condiciones ambientales óptimas para los cereales de invierno. En la misma –señala el informe– “se prevé una leve expansión del área de trigo en detrimento de cebada”.

El informe aclara que la incertidumbre económica presente en la Argentina –tanto en términos cambiarios como impositivos– constituye una limitante para expandir el área de trigo, aunque, con precios del trigo 2020/21 que superan los 170 u$s/tonelada en el Matba Rofex, existen herramientas disponibles para acotar ese riesgo.

El próximo 5 de mayo, durante el Lanzamiento de Campaña Fina 2020/21 en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se completará el análisis con las estimaciones de producción, exportaciones y producto bruto, tanto para trigo como para cebada.

Argentina: Bonistas esperan conocer el plan económico y una mejor oferta

AMBITO. Los acreedores externos recibieron la oferta argentina de reestructuración de la deuda soberana con un rechazo generalizado, pedidos de aclaraciones – y sobre todo de mejoras -. La respuesta inicial del Gobierno fue mantener los términos de su propuesta, de donde “las posiciones se encuentran lejanas, aunque los puentes no están rotos”, según se analiza en el mercado.

La diferencia es marcada cuando se realiza el cálculo teórico de los títulos tras la renegociación. Los bonistas aplican una tasa de descuento de 12%, ejercicio que les permite calcular un valor presente de los papeles argentinos del orden del 30% al 35%, cuando fondos de inversión importantes señalaron que no estaban dispuestos a acordar a una paridad inferior a 45%.

Desde el Palacio de Hacienda se argumenta que la tasa de descuento del 12% es “excesiva” ya que corresponde a una situación de eventual default, es decir precisamente lo que la Argentina quiere evitar. La respuesta de los fondos es que países con alto riesgo -pero menor que el argentino- como Egipto o Ucrania están rindiendo entre 9% y 10%, de donde no se puede pedir menos a un país con un largo historial de incumplimientos.

Los bonistas también plantean otras cuestiones de fondo. Por caso, señalan que es necesario “conocer los números del plan económico” para seguir avanzando en “una negociación de buena fe como plantea el ministro (Martín) Guzmán”. Les resulta sorprendente que el gobierno argentino haya lanzado una oferta “sin dar ningún fundamento sólido sobre cuál es el programa económico que sustenta la oferta”.

Otro tema importante es el no pago por tres años al que aspira el gobierno argentino, un período que es rechazado por los acreedores. En general se considera que será “muy difícil” llegar a un acuerdo si el país no realiza algún pago en un plazo menor o al menos capitaliza los intereses por el período de gracia.

Un importante analista internacional formuló a Ámbito el siguiente comentario: “los bonistas tendrán la posibilidad de litigar en Nueva York, allí la tasa compensatoria es de 9%, es decir que en un hipotético default de los u$s66.000 millones que intenta renegociar la Argentina, significaría unos u$s6.000 millones de intereses por año, de donde creo que los bonistas le van a preguntar al gobierno: ¿entre cero y 6.000 millones, cuánto querés pagar?

Lo concreto es que la Argentina se embarcó en una negociación compleja y contra reloj. En este sentido, una preocupación de los analistas es que bastaría con que no se llegara a lograr la mayoría necesaria en un solo título para que se complique toda la renegociación.

Con todo, los optimistas recuerdan que la vocación de la Argentina siempre fue cumplir, como quedó demostrado a último momento en el título que pagó la provincia de Buenos Aires a comienzos de febrero pasado. Y además, los bonistas han declarado públicamente que están dispuestos a negociar. La moneda está en el aire.