Mercado de referencia sin cambios y a la espera del ODM-USDA. Argentina atenta a la reestructuración de la deuda y canje del Dual

Los futuros de la soja estadounidense e mantienen casi sin cambios a positivo, ya que los temores de que el brote de coronavirus en China pueda evitar que Beijing cumpla con su compromiso de comprar más suministros estadounidenses se ha desvanecido.

El maíz y el trigo caen a medida que el mercado se adelantó a las estimaciones mundiales de oferta y la demanda (ODM) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), que se seguirán de cerca hoy martes por la tarde.

El contrato de soja más activo de la Junta de Comercio de Chicago Sv1 subió 0.1% a $ 8.85-3 / 4 por bushel a las 1140 GMT. El maíz Cv1 cayó 0.2% a $ 3.80-3 / 4 por bushel y el trigo Wv1 cayó 0.5% a $ 5.48-3 / 4 por bushel.

Los analistas dijeron que el compromiso de China de comprar soja estadounidense y otros productos agrícolas bajo el acuerdo comercial de la Fase Uno entre los dos países continuó generando ganancias, aunque el brote de coronavirus aún se extendió por el mercado.

«Los mercados de soja todavía están evaluando si el coronavirus obstaculizará las nuevas compras chinas», dijo Matt Ammermann, gerente de riesgo de productos básicos con INTL FCStone. «La evaluación del miedo a la soya es si el coronavirus causará la destrucción de la demanda en China o si las preocupaciones sobre la inflación generarán más compras de soja y otros alimentos de los Estados Unidos».

El presidente chino, Xi Jinping, le dijo al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que China cumpliría con los objetivos de compra de su acuerdo comercial de Fase 1 a pesar de los retrasos relacionados con el coronavirus.

«Desde el acuerdo de la Fase Uno, nada ha sucedido, aunque China ha comprado trigo de Europa y otros lugares», señaló Ammermann.

«Quizás ahora estamos viendo una evaluación de que es más probable que China sea un comprador que no comprar, pero los mercados aún necesitan ver evidencias concretas de las compras chinas».

El Commerzbank de Alemania dijo en una nota que las consecuencias del coronavirus para todo el año eran «virtualmente imposibles» de predecir todavía.

Aunque las compras chinas no se incluirán, los comerciantes esperan el próximo informe mensual de previsión de oferta y demanda del Departamento de Agricultura de EE. UU.

«El maíz y el trigo están disminuyendo en un estado de ánimo libre de riesgos a medida que los mercados esperan las noticias del informe del USDA más tarde hoy y el resultado de la oferta de trigo de Egipto», dijo Ammermann.

Los analistas predicen que el USDA reducirá su estimación de las existencias finales de la temporada de maíz, soja y trigo de EE. UU. hoy martes.

El pronóstico mensual de oferta y demanda del USDA tendrá en cuenta los objetivos generales del acuerdo comercial de la Fase Uno entre los Estados Unidos y China, pero los detalles de los compromisos de compra de China no serán parte de las estimaciones

Dificultades del USDA para predecir demanda china

FORT COLLINS, Colo., 10 feb (Reuters) – El Departamento de Agricultura de EE. UU. parece estar en una situación difícil con respecto a sus perspectivas de oferta y demanda de EE. UU., dado que actualmente es probable que reflejen compras chinas menores que las prometidas en la Fase 1 acuerdo comercial.

Sin embargo, la falta de detalles en el acuerdo comercial oficial probablemente prohíbe a la agencia estadounidense realizar una revisión inminente de esos pronósticos, así como aplicar completamente los nuevos supuestos a lo largo de sus proyecciones globales.

El USDA insinuó la semana pasada que su actualización mensual de oferta y demanda, prevista para el mediodía EST del martes, es poco probable que incluya grandes cambios que podrían esperarse después del acuerdo, como un impulso a las exportaciones estadounidenses. La agencia fue más diplomática al respecto en su libro blanco publicado el jueves.

Ese documento sugirió que el USDA consideraría los objetivos generales del acuerdo de la Fase 1 para la actualización del martes, pero la agencia citó la falta de detalles del acuerdo como limitantes, a saber, la ausencia de compras específicas de productos.

La mayoría de los analistas no esperan que el USDA ajustará las perspectivas al instante por la misma razón, además del escepticismo general sobre la gran cantidad de productos agrícolas estadounidenses que China acordó comprar, mucho más que el récord anterior. También existe mucha incertidumbre acerca de cómo el acuerdo podría afectar al resto del comercio mundial.

No está claro qué ajustes, si los hubiera, el USDA realizará hoy martes o en cualquier momento futuro a raíz del acuerdo, pero los operadores finalmente querrán ver las promesas chinas reflejadas en los balances de los Estados Unidos en algún momento. Y si no se realizan cambios esta semana, eso plantea la pregunta: ¿en qué momento el USDA necesita comenzar a trabajar los términos del acuerdo en sus pronósticos, incluso si los detalles faltantes no se aclaran más?

Menores exportaciones de soja y mineral de hiero brasileñas

SAO PAULO, 10 feb (Reuters) – Las exportaciones brasileñas de soja y mineral de hierro cayeron en la primera semana de febrero en comparación con el año anterior, según mostraron los datos del gobierno el lunes, mientras los comerciantes observaban señales de que el brote de coronavirus en China podría afectar la demanda de Brasil. mercancías

Durante los primeros cinco días hábiles de febrero, las exportaciones de soja disminuyeron a 198,600 toneladas por día en promedio de 263,500 toneladas por día para febrero de 2019, según cifras del Ministerio de Economía. Las exportaciones de mineral de hierro promediaron 1.27 millones de toneladas por día durante la primera semana de febrero, por debajo de 1.4 millones de toneladas por día hace un año.

Por el contrario, las exportaciones diarias promedio de carne y aceite de Brasil aumentaron en los primeros cinco días hábiles de febrero.

Los datos del gobierno brasileño no desglosan las exportaciones por producto para países individuales, aunque China es el mayor comprador de soja, mineral de hierro, carne y petróleo brasileños.

«Todavía es muy temprano», dijo José Augusto de Castro, presidente de la Asociación de Comercio Exterior de Brasil. «Creo que el impacto comenzará a partir de la segunda mitad de febrero».

Castro dijo que espera ver una caída en los precios de los productos básicos como resultado del coronavirus y posiblemente también de los volúmenes, pero es difícil predecir la escala y la duración del impacto.

El brote ha sacudido la economía y la sociedad china. La Organización Mundial de la Salud dijo el lunes que los casos registrados fuera de China podrían ser «la chispa que se convierte en un incendio mayor».

El brote está afectando a varios productos principales. Las existencias de mineral de hierro están aumentando a medida que la demanda cae en China. Los precios del petróleo han caído a su nivel más bajo en 13 meses. Las rutas de envío están reduciendo las llamadas a los puertos chinos y la carga aérea se está reduciendo.

Un informe de Rabobank pronosticó el lunes que, a medida que los trabajadores chinos en las plantas de trituración de soja regresen a trabajar después de un feriado extendido del Año Nuevo Chino, continuarán importando soja «pero a un ritmo más lento, mientras persista el coronavirus».

Es probable que el coronavirus afecte modestamente y a corto plazo la demanda de granos y aceite comestible, ya que los chinos comen menos pero continúan comprando alimentos básicos, dijo Rabobank.

Bartolomeu Braz, presidente de la asociación brasileña de agricultores Aprosoja, dijo en un mensaje en las redes sociales que más del 60% de la soja brasileña de la cosecha actual se vende previamente, lo que ayuda a proteger a los agricultores del impacto del coronavirus.

«Esto nos da espacio para respirar hasta que se controle la enfermedad», dijo Braz.

Las compras de granos de China se centraron en la soja brasileña

Autor: Michael Cordonnier / Soybean & Corn Advisor, Inc.

La semana pasada fue evidente que China prefiere comprar soja más barata de Brasil en lugar de los EE. UU. La semana pasada, China compró al menos 30 buques de soja brasileña para su entrega a partir de marzo, además de los 10 buques que compró la semana anterior.

Uno de los incentivos para las compras fue la moneda brasileña más débil. El viernes pasado, el real brasileño alcanzó el punto más débil de su historia en comparación con el cierre del dólar estadounidense a 4,32 por dólar. La moneda más débil hace que la soja brasileña sea más competitiva en el mercado mundial, como lo ilustran las compras agresivas de soja brasileña por parte de China.

China también ha sido un comprador agresivo de carnes brasileñas. La Asociación Brasileña de Proteínas Animales (ABPA) informó la semana pasada que las exportaciones avícolas brasileñas en enero aumentaron 14.9% y que la compra de aves avícolas brasileñas en China aumentó 87% en enero.

El director de la Asociación Nacional de Exportadores de Cereales de Brasil (ANEC) explicó que el inicio más lento de las exportaciones brasileñas de soja en enero fue el resultado de un inicio lento de la cosecha de soja brasileña y el clima húmedo en la región centro-oeste del país. Los exportadores de soja limpiaron los contenedores en 2018 y las exportaciones se mantuvieron fuertes en 2019, por lo que la mayoría de los analistas sienten que las exportaciones brasileñas de soya también se mantendrán fuertes en 2020.

El Banco Nación dará créditos con tasas subsidiadas

El Banco Nación lanzó ayer una línea de créditos para las Pymes,con una tasa subsidiada de 27,9% anual para las que sean clientes de la entidad y del 29,5% para aquellas que no lo son. El anuncio fue realizado en Casa de Gobierno por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el secretario de Pymes, Guillermo Merediz, y el presidente del Nación, Eduardo Hecker.

El monto total será de $10.000 millones y los créditos podrán destinarse a la compra de materias primas, pago de salarios u otros gastos. El monto por empresa tendrá un máximo de $5 millones y el plazo será de hasta 12 meses, según detalló Kulfas, quien agregó que la tasa está subsidiada en 12,1 puntos porcentuales.

«Con esta línea buscamos contribuir a recuperar el crédito a tasas razonables así como llevar más alivio a la situación financiera de las micro, pequeñas y medianas empresas para que puedan ponerse en marcha y volver a crecer», agregó el ministro.

Confirmado: Vicentin va a concurso de acreedores tras default de u$s1.300 millones

AMBITO. Le quedaban pocas opciones a la firma agroindustrial Vicentin y luego de dos meses de haberse declarado oficialmente en default con deudas por u$s1.350 millones, ayer informó que pidió la apertura del concurso de acreedores ante la Justicia comercial de la provincia de Santa Fe. En su edición del jueves 6 Ámbito Financiero había anticipado esta decisión.

Según detalló ayer la empresa en un comunicado, la causa recayó en el Juzgado de Primera Instancia Distrito N° 4 en lo Civil y Comercial de Reconquista.

En la práctica, esto significa que a partir de ahora la Justicia vigilará el camino que recorra la firma agroindustrial que busca refinanciar sus millonarias deudas y en paralelo pretende reactivar cuanto antes sus dos plantas industriales ubicadas en la provincia de Santa Fe.

En este contexto, la firma reiteró, una vez más, su intención de salir cuanto antes de esta situación. Incluso en el escrito enviado a los medios explicó que “Vicentin se propone continuar trabajando con sus proveedores y productores granarios sobre la base de las condiciones ya planteadas; así como también seguirá manteniendo las conversaciones avanzadas con el Banco de la Nación Argentina y demás Instituciones Oficiales y con el resto de las Instituciones Financieras, todo ello con el objeto de llegar a un acuerdo general apoyado en un plan de negocios sustentable sobre esas bases y en el marco de este nuevo contexto”.

Vicentin buscaba esquivar la instancia del concurso de acreedores desde diciembre pasado, cuando se declaró en default. Incluso su directorio confiaba en que llegaría a acordar un plan de pagos con sus acreedores.

En una primera instancia aspiraba a lograr una sustancial quita en el monto de su deuda por parte del Banco Nación, a quien le debe más de $18.300 millones por un polémico crédito que recibió durante la gestión de Javier González Fraga. Y también propuso plazos de pago de hasta ocho años para sus acreedores del sector granario, con un pago inicial de 20%. Los que siguieron proveyendo granos podrían cobrar en 6 años. Ninguna de estas opciones fue aceptada y enseguida comenzaron a acumularse presentaciones judiciales. Algunos pidieron el embargo de sus bienes y otros, la quiebra.

En paralelo estaba latente la posibilidad de que la empresa vendiera alguno de sus bienes para reunir dinero en efectivo y así liquidar deudas. Pero esto tampoco fue posible. En un primer momento, los dueños de Vicentin no querían ceder y por más que el default ya era una realidad, buscaban conservar el control de la empresa. A lo sumo, esbozaban la idea de sumar un “socio estratégico”.

En concreto, recibieron más de una oferta de compra por parte de dos empresas multinacionales y una nacional, pero no hubo acuerdo sobre el valor de la operación y todo volvió a foja cero.

Ahora, con la presentación del concurso de acreedores, será la Justicia la que evalúe la viabilidad o no de un proceso de venta de activos y determinará a qué precio. Lógicamente este escenario es poco conveniente para la firma agroindustrial, que hasta el año pasado estaba entre las líderes locales en procesamiento y exportación de granos.

Un capítulo aparte son sus acreedores del sector primario, más precisamente productores, acopios y cooperativas que le vendieron granos. A partir del default de Vicentin este grupo afronta a su vez un descalce financiero que tiene en alerta al sector agroindustrial local. Por lo pronto, la semana pasada cayó en default la primera corredora de granos afectada por esta situación.

Bajó el S&P Merval con el mercado atento a la reestructuración de la deuda y el bono dual

Las acciones y los bonos soberanos cerraron en baja este lunes a la espera de señales en torno a una millonaria reestructuración de deuda impulsada por el Gobierno, a días del arribo al país de una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para avanzar en las negociaciones con el organismo.El índice bursátil S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos cayó un 0,4%, a 44.053 unidades, con lo que acumula una merma del 1,5% en lo que va del año.Las principales bajas son anotadas por las acciones de Aluar (3,9%), Cablevisión (2,9%) y Transener (2,5%), mientras que las altas fueron registradas por los títulos de BYMA (2,4%), Central Puerto (1,6%) y Cresud (1,5%). Los papeles argentinos cotizados en Estados Unidos, por su parte, terminaron mixtos en un rango de -1,58% (Banco Galicia) y 3,23% (Bioceres).

«Hay que tener en cuenta que se espera a negociar primero con el organismo de crédito (FMI) para luego conversar con los acreedores privados, ya que el resultado de esto va a estar enmarcado dentro de lo resuelto entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional», dijo la correduría Rava Bursátil.