Las cotizaciones se estabilizan en Chicago

Los precios de la soja en Chicago suben hoy jueves a un nuevo máximo de dos años, ya que los comerciantes exportadores informaron nuevas ventas a China, el mayor importador mundial de semillas oleaginosas.

El maíz bajó a medida que el mercado sopesaba la fuerte demanda china y las perspectivas para la próxima cosecha de EE. UU.

Las empresas estatales chinas compraron al menos ocho envíos a granel de soja estadounidense, o unas 480.000 toneladas, para su envío en diciembre y enero, dijeron a Reuters dos comerciantes familiarizados con los acuerdos.

«Los futuros de la soja se mantienen fuertes gracias a la saludable demanda de China y también a la preocupación por una posible disminución de los rendimientos estadounidenses en el próximo informe del USDA», dijo un comerciante europeo.

La sequía en parte del cinturón de cereales del Medio Oeste, junto con el impacto de una tormenta de viento a mediados de agosto, ha llevado a los comerciantes y analistas a reducir las proyecciones anteriores que preveían grandes cosechas de maíz y soja en otoño.

El USDA actualizará sus pronósticos de cosecha de EE. UU. en un informe mensual de oferta y demanda el 11 de septiembre.

El contrato de soja más activo en el Chicago Board of Trade (CBOT) Sv1 subió un 0,4% camino de una novena sesión consecutiva de ganancias.

Los comerciantes de trigo esperaban el resultado de la última licitación de importación de Egipto, que ha estado comprando mucho trigo ruso en las últimas semanas.

Los mercados de trigo también continúan sopesando las perspectivas de cosecha contrastantes en los principales países exportadores, así como la creciente demanda de China, lo que le dio volatilidad a este mercado.

Suben los precios mundiales de los alimentos

ROMA, 3 de septiembre (Reuters) – Los precios mundiales de los alimentos subieron por tercer mes consecutivo en agosto, liderados por los cereales secundarios, los aceites vegetales y el azúcar, dijo el jueves la agencia de alimentos de Naciones Unidas.

El índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, que mide los cambios mensuales para una canasta de cereales, semillas oleaginosas, productos lácteos, carne y azúcar, promedió 96,1 puntos el mes pasado frente a 94,3 en julio.

La FAO, con sede en Roma, también dijo en un comunicado que las cosechas de cereales en todo el mundo seguían en camino de alcanzar un récord anual en 2020.

El índice de precios de los cereales de la agencia subió un 1,9% en agosto respecto al mes anterior y un 7% por encima de su valor un año antes.

Entre los principales cereales, los precios del sorgo, la cebada y el arroz fueron los que más subieron, dijo la FAO. El maíz también subió con fuerza, impulsado por las preocupaciones sobre las perspectivas de producción de EE. UU. tras los recientes daños a las cosechas en Iowa.

El índice de precios de los aceites vegetales subió un 5,9% intermensual, volviendo a situarse alrededor de los niveles registrados cuando la crisis del coronavirus golpeó al mundo a principios de año.

El aceite de palma se vio impulsado por la desaceleración de la producción prevista en los principales países productores, que, combinados con la firme demanda mundial de importaciones, se esperaba que dieran como resultado niveles de inventario más bajos.

Los precios medios del azúcar subieron un 6,7% desde julio, reflejando las previsiones de una reducción de la producción debido a las condiciones meteorológicas desfavorables en la Unión Europea y Tailandia. La fuerte demanda de importaciones en China también ayudó a impulsar los precios al alza.

Por el contrario, el índice de productos lácteos se modificó poco durante el mes, con caídas en el queso y la leche entera en polvo compensadas por cotizaciones más fuertes de la mantequilla y la leche desnatada.

El índice de la carne también se mantuvo en gran medida estable, con los precios de los bovinos y las aves de corral en retroceso, mientras que los precios de la carne de cerdo aumentaron después de cuatro meses consecutivos de caídas, ya que las importaciones chinas aumentaron.

La FAO revisó a la baja su pronóstico para la temporada de cereales de 2020 en 25 millones de toneladas, principalmente debido a las expectativas de una menor producción de maíz en los Estados Unidos.

Sin embargo, a pesar de esta reducción, la agencia aún esperaba una cosecha récord este año de casi 2765 millones de toneladas, un 3% más que los niveles de 2019.

«Se pronostican cosechas récord de maíz para Argentina y Brasil, mientras que se espera que la producción mundial de sorgo crezca un 6% con respecto al año anterior. También se espera que la producción mundial de arroz en 2020 alcance un nuevo récord de 509 millones de toneladas», dijo la FAO.

El pronóstico para la utilización mundial de cereales en 2020/21 alcanzó los 2.746 millones de toneladas, un 2% más que en 2019/20. La estimación de las existencias mundiales de cereales al cierre de las temporadas en 2021 fue de 895,5 millones de toneladas, 33,4 millones de toneladas menos que en julio.

Menos desempleo en EEUU pero no tan impactante

WASHINGTON, 3 de septiembre (Reuters) – El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo cayó por debajo de 1 millón la semana pasada por segunda vez desde que comenzó la pandemia de COVID-19 en Estados Unidos, pero eso no indica una fuerte recuperación del mercado de trabajo.

La caída en los reclamos iniciales a un mínimo de cinco meses reportada por el Departamento de Trabajo el jueves reflejó en gran medida un cambio en la metodología que utilizó para abordar las fluctuaciones estacionales en los datos, que los economistas se quejaron se habían vuelto menos confiables debido al choque económico causado por el crisis del coronavirus.

Hay signos crecientes de que la recuperación del mercado laboral de las profundidades de la pandemia desde mediados de marzo hasta abril está vacilando, con el apoyo financiero del gobierno prácticamente agotado.

«Esta semana hay nuevos factores de ajuste estacional que reducen levemente el desempleo», dijo Chris Rupkey, economista jefe de MUFG en Nueva York. «El mercado laboral se ve tan mal como antes y será un milagro si el crecimiento económico puede continuar a un ritmo tan rápido durante esta recuperación si tiene que arrastrar a millones y millones de trabajadores sin sueldo».

Las solicitudes iniciales de prestaciones estatales por desempleo cayeron 130.000 a 881.000 ajustadas estacionalmente para la semana que terminó el 29 de agosto. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado 950.000 solicitudes en la última semana.

Las reclamaciones sin ajustar aumentaron 7.591 a 833.352 la semana pasada. El aumento de las cifras brutas, en el que muchos economistas prefieren centrarse, se sumó a una gran cantidad de datos que sugieren que la recuperación del mercado laboral estaba disminuyendo.

Un informe del miércoles de la Reserva Federal basado en información recopilada de los contactos del banco central de EE. UU. el 24 de agosto o antes mostró un aumento en el empleo. Sin embargo, la Fed señaló que «algunos distritos también informaron una desaceleración del crecimiento del empleo y una mayor volatilidad de la contratación, particularmente en las industrias de servicios, con casos crecientes de trabajadores despedidos que fueron despedidos permanentemente debido a que la demanda se mantuvo débil».

Mal día para la bolsa estadounidense

3 de septiembre (Reuters) – Los principales índices de Wall Street cayeron el jueves, encaminándose a su peor día desde junio, ya que los inversores abandonaron las acciones de alto vuelo centradas en la tecnología, mientras que los datos económicos destacaron las preocupaciones sobre una recuperación larga y difícil.

Las acciones de Facebook, Apple, Amazon.com, Netflix y Alphabet se hundieron entre 4,6% y 6,2%. El índice NYSE FANG + TM .NYFANG, que incluye las cinco acciones principales de FAANG, perdió un 6,2%, lo que lo encamina a su mayor caída en un día desde el 16 de marzo.

El apoyo fiscal y monetario sin precedentes, así como las crecientes apuestas en acciones tecnológicas que se quedan en casa, han impulsado un repunte en las acciones estadounidenses en las últimas semanas, enviando al S&P 500 y al Nasdaq a máximos históricos de cierre el miércoles.

«Algunas de las acciones se han vuelto un poco caras, y es difícil decir cuál es la causa real de esta venta masiva», dijo Randy Frederick, vicepresidente de operaciones y derivados de Charles Schwab en Austin.

«El sector líder durante bastante tiempo ha sido el Nasdaq, que tiene una gran ponderación en las acciones de tecnología, por lo que la gente vio esto como una oportunidad para quitar las ganancias de la mesa».

Temprano en el día, los datos mostraron que el número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo cayó más de lo esperado la semana pasada, pero se mantuvo extraordinariamente alto. El informe mensual de nóminas del gobierno, que el gobierno sigue de cerca, está programado para el viernes.

«Vamos a luchar para que la gente vuelva a trabajar, serán otros tres o cuatro años y luego tendremos que mantenerlo», dijo Greg Hahn, director de inversiones de Winthrop Capital Management en Indiana.

Por otra parte, una encuesta mostró que el crecimiento de la industria de servicios de EE. UU. Se desaceleró en agosto, probablemente a medida que se desvanecía el impulso de la reapertura de empresas y el estímulo fiscal.

Fuertes compras de soja estadounidense por parte de China

2 de septiembre (Reuters) – Las empresas estatales chinas compraron el miércoles al menos ocho envíos a granel de soja estadounidense, o unas 480.000 toneladas, para su envío en diciembre y enero, dijeron dos comerciantes estadounidenses familiarizados con los acuerdos.

La mayor parte de las ventas se destinaron al envío desde los puertos del noroeste del Pacífico, y el resto se debe enviar desde las terminales de la costa del Golfo de Estados Unidos, dijeron.

Los acuerdos fueron los últimos de una serie de grandes compras de productos agrícolas por parte de China, que prometió importar cantidades récord de productos agrícolas estadounidenses este año como parte de un acuerdo comercial de «Fase 1» firmado en enero.

Después de meses de importaciones récord de soja de Brasil, China ha girado hacia la compra de más soja y otros productos de Estados Unidos. El principal importador de productos básicos del mundo ya compró volúmenes récord de maíz, cerdo y aves de corral de EE. UU. Este año, y el mes pasado reservó su compra semanal más grande de carne de res estadounidense.

El Departamento de Agricultura de EE. UU. informó cerca de 1,2 millones de toneladas en compras de maíz de EE. UU. A China solo esta semana.

Los comerciantes esperan que continúe la sólida demanda en medio de los nervios de la seguridad alimentaria en China, donde la inflación de los alimentos ha subido al nivel más alto en más de una década.

Las exportaciones de soja de EE. UU. a China generalmente aumentan en el cuarto trimestre del año después de que se cosechan las cosechas de EE. UU. Y los suministros del principal exportador, Brasil, son bajos.

Sin embargo, las importaciones del primer semestre de 2020 se han rezagado. Las compras chinas en la primera mitad de este año totalizaron solo $ 7,274 mil millones, según los datos comerciales de la Oficina del Censo de Estados Unidos, muy por debajo de los $ 36,5 mil millones en compras anuales prometidas en el acuerdo comercial de la Fase 1.

La lluvia, como agua bendita para el campo: el trigo puede recuperarse

LA OPINIÓN. Los más de 30 milímetros han sido beneficiosos para recuperar y poner en valor el trigo y las pasturas en los campos de la zona norte bonaerense.
Tras una intensa sequía que azotó a gran parte del territorio nacional, en las últimas 24 horas, con diferente intensidad, se registró una constante caída de agua que se extendió hasta este miércoles, lo que fue bien recibido y, en líneas generales, ha sido beneficioso para el principal cultivo de esta época y también para los lotes con cebada y pasturas en general.
En contacto con LA OPINION, el ingeniero Gustavo Ferraris, especialista en manejo de cultivo de la Estación Experimental del Inta Pergamino, afirmó que la última lluvia “es muy relevante” ya que “pone un piso de rendimiento que hasta ahora no lo teníamos porque estuvimos con riegos de perder el cultivo de trigo”. Además señaló que las lluvias “son el inicio de una etapa de recuperación luego de una fuerte y prolongada sequía y de las heladas que hemos tenido”.

Perspectivas
Sobre las posibilidades de recuperación, el experto afirmó que “son muy importantes” ya que “donde no haya habido una excesiva muerte de plantas tenemos una buena perspectiva de rendimiento y va a permitir incorporar los nutrientes aplicados, que todavía no estaban en la solución del suelo, especialmente nitrógeno. Ahora sí habrá una plena absorción para que el cultivo pueda empezar su etapa de expansión foliar”.
Asumiendo que “la perspectiva del cultivo cambió completamente”, Ferraris agregó que “a mediados de septiembre y octubre se abre una etapa donde hay una recuperación de las precipitaciones, habrá que esperar entonces la llegada de la primavera y de este tipo de fenómenos”.

Los pro de la lluvia
Por su parte el ingeniero agrónomo Juan Lanzillotta, especialista en trigo del Inta Pergamino coincidió con lo expuesto por Ferraris ya que las lluvias de los últimos días no solo ponderan el trigo permitiendo recuperar el área foliar de la planta e incorporar los fertilizantes nitrogenados, sino también las precipitaciones permiten recuperar el estado hídrico del suelo y minimizar el impacto de las futuras heladas ya que los suelos que están húmedos enfrían más lentamente que uno seco.

Daños de leves a moderados
Específicamente sobre el trigo, el Lanzillotta manifestó que en estos últimos tiempos, el cultivo de trigo “estuvo bastante golpeado por el estrés hídrico y por las sucesivas heladas, intensas y frecuentes, que se fueron dando”. En este sentido la falta de agua “magnificó el impacto de la helada”. Consecuentemente se advertían daños, en la generalidad, de leves a moderados en las láminas de las hojas.

Buena recuperación
Poniendo el foco en la sequía, que afectó al cultivo en las últimas semanas y la grata lluvia que sobrevino en las últimas horas, Lanzillotta señaló que “desde mayo a agosto tuvimos precipitaciones escasas, alrededor de 28 milímetros en cuatro meses y de repente, en dos días, tenemos 45 milímetros” lo que significa “un respiro para el cultivo de trigo que se encuentra en pleno macollaje” ya que “la lluvia es oportuna en esta etapa dado que el trigo se puede recuperar muy bien, y lo más importante es que sirve para incorporar el fertilizante nitrogenado”.

Precipitaciones en Argentina desde las 9 hs del 02/09 y las 9 hs del 03/09/2020