Las bolsas y el petróleo caen por pronósticos de recuperaciones lentas de las economías

Los futuros de maíz en Chicago se alejaron del mínimo de tres semanas de la sesión anterior hoy miércoles, aunque se observó una perspectiva climática favorable para los cultivos en los EE. UU. y una demanda débil que limita el alcance de cualquier recuperación en los precios.

Los precios del trigo y la soja cambiaron poco, pero operan con bajas.

«La cosecha de maíz de EE. UU. enfrentó algunos problemas climáticos en las primeras etapas de crecimiento, pero el pronóstico del tiempo para julio es positivo con lluvias normales a superiores a lo normal y sin calor excesivo. Esto significaría que la polinización del maíz tendría lugar en condiciones casi ideales», dijo Rabobank. en un informe el miércoles

Las preocupaciones sobre la demanda de combustible también pesaron en el mercado a medida que aumentaron los casos de COVID-19 en los Estados Unidos.

Estados Unidos experimentó un aumento del 25% en los nuevos casos de COVID-19 en la semana que terminó el 21 de junio, en comparación con los siete días anteriores, con Arizona, Florida y Texas experimentando aumentos récord en nuevas infecciones, según un análisis de Reuters.

Alrededor de un tercio de la producción de maíz de EE. UU. se usa para producir etanol, que compite con el combustible fósil por la participación en el mercado.

«En lo que respecta al uso de etanol a base de maíz, la conclusión es que la demanda de combustible seguirá siendo baja durante algún tiempo, lo que significa presión sobre el maíz y el azúcar», dijo Phin Ziebell, economista de agronegocios del Banco Nacional de Australia en Melbourne.

El contrato de trigo más activo del CBOT, Cv1, se mantuvo sin cambios a 4,91 dólares por bushel, mientras que el trigo de septiembre en Euronext, con sede en París, aumentó un 0,6% a 178 euros por tonelada.

Los comerciantes señalaron que la cosecha de trigo de invierno de los EE. UU. avanza ligeramente por delante del ritmo normal.

«Vemos una presión a la baja de los precios del trigo a medida que la cosecha de invierno se acelera», dijo Rabobank.

El contrato de soja más activo de CBOT Sv1 bajó un marginal 0.06% a $ 8.74-1 / 2 por bushel.

Continúan los controles en las importaciones de China

Por otra parte, los compradores de soja de China están pidiendo a los exportadores que firmen una carta para garantizar que sus cargas no estén contaminadas con el nuevo coronavirus, dijeron el martes funcionarios de la industria de la soya de Estados Unidos, Brasil y Canadá.

China está tratando de evitar cualquier riesgo de nuevas infecciones por COVID-19 por productos importados, ya que toma medidas agresivas para contener un aumento reciente en las infecciones por coronavirus vinculadas a un mercado de alimentos al por mayor en Beijing.

La mayoría de las autoridades internacionales dicen que no hay evidencia de que el coronavirus pueda transmitirse de los alimentos a las personas.

Dos comerciantes de exportación de granos le dijeron a Reuters que sus compañías no han respondido a la solicitud y están buscando funcionarios federales de agricultura o grupos industriales más amplios para obtener una respuesta unificada.

Los departamentos de agricultura de EE. UU., Brasil y Canadá no respondieron a las solicitudes de comentarios.

La semana pasada, los proveedores extranjeros de carne y fruta dijeron que la Administración General de Aduanas de China les pidió que firmen declaraciones que garanticen la seguridad de sus envíos a China.

Los productores de carne brasileños JBS SA, Minerva SA  y Marfrig Global Foods SA  firmaron declaraciones que decían que sus exportaciones están libres del virus, dijeron fuentes de cada compañía.

Tyson Foods Inc TSN.N, el mayor proveedor de carne de Estados Unidos, dijo que firmó la certificación porque confía en la seguridad de sus productos. La autoridad aduanera de China dijo el domingo que suspendió las importaciones de una planta avícola de Tyson afectada por el coronavirus.

La compañía rusa estadounidense de pollos Perdue Farms dijo que acordó cumplir con las pautas de seguridad alimentaria de la Organización Mundial de la Salud y la agencia de alimentos de las Naciones Unidas.

Los representantes del Departamento de Agricultura y Comercio de los Estados Unidos están diciendo a los exportadores de carne que tomen sus propias decisiones sobre si firmar las declaraciones, dijo una fuente que ha estado en contacto con el USDA. La fuente dijo que el USDA aconsejó el viernes a los remitentes que no firmen las cartas.

Para las semillas de soja, los esfuerzos para garantizar que las cargas estén libres del coronavirus provienen de las autoridades aduaneras locales, no de Beijing, dijo Zhang Xiaoping, director de China del Consejo de Exportación de Soja de Estados Unidos.

Sergio Mendes, director general de la asociación brasileña de exportación de granos Anec, dijo que el grupo está preparando su respuesta y que no espera que el gobierno brasileño interfiera. La contaminación es prácticamente imposible ya que el proceso de carga del barco está casi completamente automatizado, dijo.  «Estaríamos garantizando lo inimaginable», dijo Mendes.

Imposible desacople entre las mayores economías del mundo

WASHINGTON, 23 jun (Reuters) – Las conversaciones contradictorias de los funcionarios de la administración Trump sobre «desacoplar» la economía estadounidense de China se están convirtiendo en una realidad desafiante: las importaciones chinas de bienes estadounidenses están aumentando, la inversión de las empresas estadounidenses en China continúa y los mercados son cautelosos de separar las economías más grandes del mundo.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, asustó a los mercados asiáticos el lunes por la noche al decirle a Fox News Channel que el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China había «terminado». Los futuros de las acciones estadounidenses cayeron, el dólar subió y los índices de volatilidad aumentaron.

Navarro retrocedió rápidamente el lunes por la noche, diciendo que se refería a la falta de confianza entre Estados Unidos y China sobre el brote de coronavirus. El presidente Donald Trump también tuiteó rápidamente que el acuerdo estaba intacto.

El martes, el director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, elogió a Beijing y le dijo a Fox Business Network que «realmente han retomado su juego» en lo que respecta al acuerdo comercial.

Los esfuerzos de control de daños por parte de la administración Trump se produjeron después de que Trump dijo la semana pasada que «un desacoplamiento completo de China» era una opción, anulando al Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, quien había dicho a los legisladores que el desacoplamiento no era realista.

La campaña de reelección de Trump ha hecho que ser «duro con China» sea una parte clave de su plataforma. La Casa Blanca culpó a Beijing por la propagación del coronavirus que mató a más de 120,000 estadounidenses, más que cualquier otro país.

Pero parte de ese mensaje, donde dice que Estados Unidos es capaz y está dispuesto a alejarse de su mayor proveedor, se ve desafiado por las realidades del intercambio.

El comercio entre Estados Unidos y China en realidad está aumentando, después de que el coronavirus causó grandes caídas poco después de que se firmara el acuerdo comercial en enero. Las exportaciones de EE. UU. a China aumentaron a $ 8,6 mil millones en abril, frente a un período mensual de 10 años de $ 6,8 mil millones en febrero, según datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos. Las importaciones procedentes de China se dispararon hasta $ 31.1 mil millones desde $ 19.8 mil millones en marzo, lo que marcó el total mensual más bajo en 11 años.

Los datos del Departamento de Agricultura de EE. UU. mostraron que las exportaciones de soja a China aumentaron a 423,891 toneladas métricas en abril, más del doble de las 208,505 toneladas importadas en marzo.

Funcionarios estadounidenses, incluidos Lighthizer y el Secretario de Estado Mike Pompeo y el Tesoro Steven Mnuchin, han afirmado recientemente el compromiso de China de cumplir con los términos del acuerdo comercial de la Fase 1, que exige que China aumente las compras de productos agrícolas, manufacturados, energía y servicios estadounidenses en $ 200 mil millones en dos años.

Pompeo, consultado por el presentador de radio Hugh Hewitt sobre las perspectivas de una nueva guerra fría, dijo el martes que la economía de los Estados Unidos estaba mucho mas integrada con China que con la ex Unión Soviética.

Según el FMI, covid-19 ha causado un daño mayor a lo esperado

WASHINGTON, 24 jun (Reuters) – La pandemia de coronavirus está causando un daño mayor y más profundo a la actividad económica de lo que se pensaba, dijo el miércoles el Fondo Monetario Internacional, lo que llevó a la institución a recortar aún más sus pronósticos de producción global para 2020.

El FMI dijo que ahora espera que la producción mundial se reduzca en un 4.9%, en comparación con una contracción del 3.0% pronosticada en abril, cuando utilizó los datos disponibles ya que los bloqueos comerciales generalizados estaban comenzando a funcionar.

La recuperación en 2021 también será más débil, con un pronóstico de crecimiento global de 5.4% para el año en comparación con 5.8% en el pronóstico de abril. Sin embargo, el Fondo dijo que un nuevo brote importante en 2021 podría reducir el crecimiento del año a un 0.5% apenas perceptible.

Aunque muchas economías han comenzado a reabrir, el Fondo dijo que las características únicas de los bloqueos y el distanciamiento social han conspirado para afectar tanto la inversión como el consumo.

«Por lo tanto, hay un choque de demanda agregada de base amplia, que agrava las interrupciones de suministro a corto plazo debido a bloqueos», dijo el FMI en una actualización de su pronóstico de Perspectivas de la economía mundial.

Las economías avanzadas han sido particularmente afectadas, y ahora se espera que la producción de EE. UU. se reduzca 8.0% y la zona euro 10.2% en 2020, ambos más de 2 puntos porcentuales peor que el pronóstico de abril, dijo el FMI.

Las economías latinoamericanas, donde las infecciones aún están aumentando, experimentaron algunas de las mayores bajas, y ahora se espera que la economía de Brasil se reduzca un 9,1% y el 10,5% de México y el 9,9% de Argentina en 2020.

China, donde las empresas comenzaron a reabrir en abril y las nuevas infecciones han sido mínimas, es la única economía importante que se espera que muestre un crecimiento positivo en 2020, que ahora se pronostica en 1.0% en comparación con 1.2% en el pronóstico de abril.

El FMI dijo que se necesitarían más acciones políticas de los gobiernos y los bancos centrales para apoyar los empleos y las empresas a fin de limitar más daños y preparar el escenario para la recuperación.

Argentina:  los ADRs caen hasta 6,7% y el riesgo país rebota casi 3%, a la espera de señales sobre deuda

En línea con la tendencia externa, las acciones argentinas que cotizan en Wall Street bajan hasta 6,7% este miércoles, mientras que la bolsa porteña opera también con pérdidas, en momentos en que Argentina negocia una millonaria reestructuración de deuda en moneda extranjera.

El índice líder S&P Merval de BYMA cae un 0.90%, a 40.429 unidades, encabezada por la merma anotada en acciones financieras y energéticas. Ocurre una jornada después de que el MSCI anunciara que la Argentina se mantiene por ahora dentro del índice de «Mercados Emergentes», aunque advirtió que el país podría ser eliminado del Índice si hay un mayor deterioro en el acceso del mercado.

En Nueva York, las principales bajas son registradas por las acciones de Central Puerto (-6,7%), Corporación Andina (-6,6%) y Despegar (-5,5%). Mientras que, en Buenos Aires, los títulos con caídas más fuertes son: Central Puerto (5,4%), Cresud (3,8%) y Edenor (3,7%), mientras que Pampa Energía y Grupo Financiero Banco Galicia operan en positivo.

En tanto, Wall Street bajaba con fuerza ante señales de una aceleración en los casos de coronavirus que pone en dudas la recuperación económica.

Bonos y riesgo país

El riesgo país argentino rebota un 2,7% a 2.512 unidades, tras haber tocado mínimo de tres meses y medio, a la espera de novedades con relación al canje de la deuda.

El mercado permanece atento a las negociaciones del Gobierno luego que extendiera hasta el 24 de julio el plazo límite para llegar a un acuerdo con acreedores en las negociaciones por la reestructuración de la deuda soberana por u$s66.000 millones.

Por su parte, los bonos en dólares operan mixtos en una plaza selectiva de negocios centrada en las emisiones dolarizadas de mayor plazo.