Hoy sube el maíz y el complejo sojero en Chicago. Baja el trigo

Los futuros de trigo en Chicago caen hoy martes después de que el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) evaluó que la cosecha de EE. UU. estaba en mejores condiciones de lo previsto por los analistas.

El maíz sube desde los mínimos de tres años y medio alcanzados el lunes, respaldado por los precios firmes del petróleo crudo, aunque las ganancias se vieron limitadas por las preocupaciones sobre la menor demanda del etanol de combustible a base de granos en las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus.

La soja aumentó debido a la preocupación por el mal clima que acentúa los cultivos sudamericanos.

El contrato de trigo más activo en Chicago cae 1.3% a usd 199.51 por tonelada.

El maíz sube un 0.8% a usd 132.77 por tonelada, habiendo alcanzado el lunes su nivel más bajo desde septiembre de 2016 en usd 128.15 por tonelada. La soja subió 0.4% a usd 318.20 por tonelada.

Trigo EEUU

Después del cierre del mercado el lunes, el USDA dijo en su primer informe semanal de calificación de cultivos para 2020 que el 62% de los cultivos de trigo de invierno de EE. UU. estaban en buenas o excelentes condiciones, frente al 60% esta vez el año pasado. Los analistas esperaban que solo el 56% del trigo de invierno estuviera en un estado bueno a excelente.

«El trigo está más débil hoy después del informe positivo de la condición inicial del trigo de invierno de Estados Unidos por parte del USDA», dijo Matt Ammermann, gerente de riesgo de productos básicos de INTL FCStone.

Señaló que los precios del trigo habían sido respaldados por las preocupaciones sobre la sequedad en las regiones exportadoras del Mar Negro, «un factor de temor adicional después de hablar de las restricciones a la exportación relacionadas con el coronavirus, especialmente en Rusia».

«Pero todavía es temprano en el año de la cosecha y pueden pasar muchas cosas antes de que el Mar Negro coseche este verano, por lo que el mercado está teniendo una visión más relajada del tema del Mar Negro hoy, ya que las lluvias siguen en las previsiones», agregó.

Crudo y Maíz

Los precios del crudo subieron el martes debido a que las expectativas de producción superaron los temores de los analistas de una recesión mundial a raíz de la crisis del coronavirus.

«Tenemos un ligero repunte en el maíz debido a los mayores precios del petróleo hoy, pero una caída en la demanda de etanol del maíz representa la mayor destrucción de la demanda de granos en este momento», dijo Ole Houe, de la correduría IKON Commodities.

La consultora brasileña AgRural redujo el lunes su estimación de la cosecha de soja 2019/2020 del país, ya que la sequía golpeó al mayor exportador mundial de semillas oleaginosas.

«La soja está recibiendo apoyo por temor a que los fuertes calores de febrero pueda erosionar parte de la la cosecha sudamericana, aunque ésta está muy avanzada», dijo Ammermann. «También existe cierta presión al alza sobre la soja para crear precios lo suficientemente buenos como para atraer el área sembrada de Estados Unidos lejos del maíz».

Menos trigo en Francia

PARÍS, 7 abr (Reuters) – La siembra de trigo blando francés para la cosecha de 2020 caerá un 7,5% respecto del año pasado a un mínimo de 17 años de 4,6 millones de hectáreas después del clima adverso del otoño por las fuertes lluvias, dijo el martes el ministerio de agricultura.

La estimación de 2020, que incluye una pequeña cantidad de trigo de primavera, estaría un 8% por debajo del promedio de cinco años, dijo. El mes pasado, el ministerio estimó la siembra de trigo de invierno en 4,7 millones de hectáreas.

En un informe de cosecha, el ministerio estimó el área total de cebada en 2.0 millones de hectáreas, un 2.8% más que en 2019, principalmente debido a un aumento del 8.9% en la siembra de cebada de primavera a 696,000 hectáreas.

La cebada de primavera a menudo se usaba como reemplazo de los cultivos de invierno que habían sufrido fuertes lluvias, dijo el ministerio.

Se observó que la siembra de remolacha azucarera cayó un 5,2% respecto al año pasado a 423,000 hectáreas, un 4.2% menos que el promedio de cinco años, con los agricultores aplazados por una fuerte caída en los precios, dijo.

Para la colza, el ministerio estimó el área de 2020, incluida la cosecha de primavera, en 1,08 millones de hectáreas, un 2,8% menos que en 2019.

Dudas con las exportaciones de soja en EEUU

Dadas las exportaciones recientes, históricamente menores, podría llevar algunas circunstancias extraordinarias para que los envíos de soja de EE. UU. se acerquen a la meta anual del gobierno. Y sin un cambio prolongado en la demanda de exportaciones, las existencias de soja de los EE. UU. podrían aumentar al segundo nivel más alto registrado en septiembre, a pesar de la corta cosecha del año pasado.

Es probable que China sea el único país que podría proporcionar el impulso necesario a la soja de EE. UU., pero dado el suministro abundante y más barato en Brasil y una economía mundial más lenta a raíz del coronavirus, las perspectivas no son demasiado favorables. El reciente acuerdo comercial de la Fase 1 sugiere que China debe comprar significativamente más soja de EE. UU. Que la que tiene, pero las condiciones del mercado, no la buena voluntad, probablemente regirían tal movimiento.

Estados Unidos exportó solo 2.76 millones de toneladas de soja en febrero, la menor cantidad desde el mes 2004 desde 2004, según datos publicados el jueves por la Oficina del Censo de Estados Unidos.

En febrero, se enviaron muy pocas sojas estadounidenses al principal comprador de China, que acordó importar un valor récord de productos agrícolas estadounidenses este año en virtud del acuerdo comercial de la Fase 1. Las exportaciones de soja a China en febrero totalizaron 471,761 toneladas, un 78% menos que en el año y la más ligera desde 2000.

Los últimos datos elevan las exportaciones de soja de EE. UU. En el primer semestre de 2019-20, que comenzó el 1 de septiembre, a 30,5 millones de toneladas. Eso es un 13% más que la calma del año anterior, pero un 25% menos que el promedio 2014-2018.

Revisión cosecha de soja en Brasil

La consultora brasileña de agronegocios AgRural revisó el lunes la cosecha de soja 2019/2020 del país, según un comunicado, cuando una sequía golpeó el sur del mayor exportador mundial de semillas oleaginosas.

Ahora se espera que los agricultores brasileños recolecten 500,000 toneladas menos esta temporada para un total de 123.8 millones de toneladas. Eso es inferior a la estimación anterior de AgRural de 124,3 millones de toneladas, pero aún sería un récord.

La recolección de los campos de soja ha avanzado al 83% del área cultivada, un poco más bajo que el 84% del año pasado, pero por encima de un promedio de cinco años para esta época de la temporada, según la consultora.

Con la cosecha de soja casi terminada, todos los ojos están puestos en la cosecha de maíz de segunda (safrinha), que se siembra después de que la soja se cosecha en áreas clave como Mato Grosso.

La safrinha o maíz de segunda en Brasil representa aproximadamente el 75% de la producción total de cereales del país, y le permite a Brasil competir con los Estados Unidos en los mercados de exportación en la segunda mitad del año.

Con el maíz de segunda sembrado en Brasil, los analistas están «en alerta» observando si las lluvias serán suficientes para garantizar una buena cosecha, dijo AgRural, citando posibles problemas en el estado de Mato Grosso do Sul y el estado de Paraná.

En marzo, el gobierno pronosticó la segunda producción de maíz de Brasil en 73,4 millones de toneladas, ligeramente por encima del nivel del año pasado de 73,2 millones de toneladas.

Tsunami de emisión: BCRA precisará un «boy scout», la Casa de la Moneda.

AMBITO. por Jorge Herrera. Apenas entrados en el segundo trimestre del año y ya la emisión monetaria volvió a las andadas y a sus anchas. Claro que, como bálsamo, vale recordar que se venía de una época de abstinencia, casi total, bajo el mandato del FMI y del último acuerdo con el Gobierno de Cambiemos de “emisión cero”. Aunque hay que señalar que esa mentada “ley seca” de emisión en realidad no fue tan así porque la “maquinita” trabajó fuerte con Macri sobre todo al final de su mandato.Hoy la historia es otra y el BCRA ya tuvo que empezar a auxiliar con ímpetu al Tesoro y ahora también debe intensificar la inyección de liquidez en el sistema financiero para evitar un colapso mayor de la cadena de pagos y de la economía en su conjunto. Así ya se vio como en lo que va del año la emisión aumentó casi $ 400.000 millones, ante la avalancha de pesos de marzo que se acerca a $ 580.000 millones.

Ahora bien, el coronavirus y la cuarentena obligan a barajar y dar de nuevo. En Hacienda recalculan, al ritmo diario de la cuarentena, cuánto será, aproximadamente, el déficit fiscal a cubrir este año sin ningún tipo de financiamiento genuino (el único candidato es el BCRA), mientras en el ente monetario delinean distintos escenarios para proyectar la emisión necesaria para asistir a Tesoro. Nadie duda que ante el parate económico del primer semestre, sobre todo, el derrumbe esperado del segundo trimestre el fisco necesitará ingentes sumas de dinero para paliar la crisis y solventar la escalada de los gastos operativos. Así todos vuelven mirar al “segundo semestre”, casi como un slogan heredado de Mauricio Macri.

Mientras tanto algunos se preguntan si está lista la “maquinita” para afrontar semejante desafío. Al fin y al cabo quien tiene que abastecer al BCRA de billetes y monedas e indirectamente a la economía es la Casa de la Moneda. Más cuando se habla en el mercado de una emisión de, por lo menos, otro medio billón de pesos. Según información recogida por este diario hasta el momento todo es normal. En la Casa siguen con la programación pautada a fines del año pasado que implica una producción anual del orden de los 800 millones de billetes. Y el BCRA aún no pidió ningún cambio de planes. Vale señalar que este nivel de producción ya viene de un ajuste al pasar de 550 millones de billetes a 800 millones. Esto se pauta en un contrato, que hoy es trianual y vence este año, entre el BCRA y la Casa. Por ende no se necesita ninguna ley ni normativa especial para implementar cambios.

Hay que tener en cuenta que pese a las necesidades del Tesoro y del BCRA, la Casa opera como una fábrica por ende además de los planes de producción ya programados con anticipación hay una serie de compras estratégicas también programadas con tiempo, como por ejemplo, la del papel, e incluso la de la mayoría de los insumos involucrados que, vale destacar, son casi todos importados. De ahí lo critico de cualquier sobresalto en los planes operativos, ya que por más que el BCRA y el Tesoro requieran acelerar la producción de billetes existen obstáculos operativos que hay que salvar incluso el del abastecimiento de materiales e insumos importados.

Aunque esto último, pese al cepo y demás restricciones, la Casa no tendría mayores inconvenientes ya que se descuenta que el Gobierno aprobaría todo tipo de importación con el fin de garantizar la producción de billetes. Si bien la capacidad instalada puede responder al desafío, la cuarentena y demás restricciones, como por ejemplo, las licencias a grupos de riesgo como los mayores de 60 años o empleados que deben ocuparse del cuidado de los hijos, puede en estos momentos menguar la capacidad operativa máxima de 3 turnos que implica producir 1.200 millones de billetes por año. En la actualidad la Casa no tendría problemas ni con el stock de insumos ni de repuestos como así también de maquinaria. El tema sería, entonces, el recurso humano.

En función a lo visto ya en materia monetaria cabe mencionar que en la actualidad hay en circulación 5.241 millones de billetes en manos del público y de los bancos más otros 9.105 millones de monedas. Esto marca una tenencia de efectivo entre las personas de $1.051.951 millones y $181.372 millones en manos de los bancos. El billete con mayor circulación es el de $100 que concentra el 45% del total de billetes, seguido por el de $500 con el 16% y el de $10 con el 10%. Por ahora el de $1.000 solo representa el 7% del total, al igual que el de $200. Mientras que por el lado de las monedas las de mayor circulación son la de $10 con el 30% seguida por la de $1 con el 20% y la de $5 con 14%.

Esto es relevante porque si lo que se avecina es otra ronda de fuerte emisión y ya con tasas mensuales de inflación crecientes no hay tiempo para elevar la denominación de un billete, porque el proceso para lanzar un nuevo billete lleva, por lo menos, según los técnicos, entre 6 a 9 meses y casi un año para que esté en la calle. O sea, el de $1.000 seguirá siendo el mayor y entre ese y el de $500 deberían llevarse la mayor parte de la nueva emisión, para optimizar la producción de la Casa. Sobre todo porque el de $100 y $200 son ya casi para gastos del kiosko. Cabe recordar que es el BCRA quien decide lanzar un nuevo billete e inicia el proceso licitatorio y de diseño. Incluso en algún momento de la historia llegó a comprar directamente billetes y monedas. Por lo pronto, como buen “boy scout” la Casa está siempre lista y el BCRA respira.

Coronavirus: seguí cuidándote

Recordá las recomendaciones básicas para prevenir el contagio del virus:
a) Lavarse las manos continuamente con agua y jabón
b) Mantener el distanciamiento social de metro y medio
c) Mantener limpio nuestro lugar de trabajo
d) Toser o estornudar sobre la manga del brazo
e) Evitar tocarse con las manos la boca, la nariz o los ojos
f) Hacer respetar estas reglas a los terceros que ingresan a tu lugar de trabajo.