El apetito chino por productos estadounidenses dan firmeza a Chicago. La devaluación del dólar también ayuda.

El poroto de soja en Chicago sube por segundo día consecutivo hoy miércoles debido a que una disminución en las calificaciones de los cultivos de EE. UU. mantuvo la atención sobre los riesgos de la cosecha, mientras que una última venta de exportación a China aumentó el sentimiento de demanda. La devaluación del dólar frente a una canasta de monedas también ayudó a la suba de los precios.

El maíz se modificó poco, también respaldado por los riesgos climáticos del Medio Oeste y la demanda china, pero limitado por amplios inventarios e incertidumbre sobre el impacto económico de una epidemia de coronavirus.

El trigo aumentó al disminuir los estimados de producción para las cosechas del hemisferio norte.

La semilla oleaginosa también obtuvo el apoyo de un repunte en el aceite de palma de Malasia a un máximo de casi cinco meses.

Los exportadores estadounidenses vendieron 129,000 toneladas de soja a China para el año comercial 2020/21, dijo el martes el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

«El USDA informó más ventas de exportación a China. Si bien la escala de ventas fue rutinaria, significa que los precios más altos que prevalecieron la semana pasada no desanimaron a los compradores en China», dijo Tobin Gorey, director de estrategia agrícola del Commonwealth Bank of Australia.

La soja había subido a un máximo de dos meses la semana pasada antes de retirarse a un mínimo de casi dos semanas el lunes, ya que la lluvia alivió las preocupaciones sobre la cosecha.

Pero una disminución en las calificaciones semanales de la cosecha según lo publicado por el USDA después del cierre del mercado del lunes reavivó las preocupaciones sobre la cosecha.

El USDA calificó el 68% de la cosecha de soja de EE. UU. Como buena a excelente, por debajo del 71% anterior, mientras que el 69% de la cosecha de maíz de EE. UU. Fue buena a excelente, por debajo del 71%.

El maíz recibió un apoyo limitado del anuncio del martes del USDA de que China había reservado su mayor compra de maíz en un solo día registrada en 1.762 millones de toneladas.

El trigo CBOT sube casi un 4%, ya que los inversores evaluaron una caída constante en las estimaciones para la cosecha rusa de este año.

China continúa comprando maíz y soja en EEUU

CHICAGO, 15 jul (Reuters) – China reservó nuevas compras de maíz y soya de EE. UU. En medio de las crecientes preocupaciones de que el principal comprador de productos agrícolas estadounidenses reduciría su ritmo de importación después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmara una orden ejecutiva que finaliza el tratamiento económico preferencial para Hong Kong.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos dijo el miércoles que los exportadores privados informaron que China compró 389,000 toneladas de soja y 132,000 toneladas de maíz para entregar en el año comercial 2020/21 que comienza el 1 de septiembre.

Los acuerdos siguen a un anuncio del USDA el martes de que China compró 1.762 millones de toneladas de maíz, su mayor compra de maíz en un solo día en los Estados Unidos y 129,000 toneladas de soja.

Trump ordenó el martes el fin del estatus especial de Hong Kong bajo la ley estadounidense para castigar a China por lo que llamó «acciones opresivas» contra la ex colonia británica, lo que llevó a Beijing a advertir sobre las represalias.

Probabilidad de La Niña en Argentina

BUENOS AIRES, 15 de julio (Reuters) – Es probable que un clima templado de La Niña afecte a Argentina en el tramo final de su temporada de cultivo de trigo, dijeron meteorólogos, extendiendo un período seco que ha afectado la siembra.

Una gran parte del cinturón de trigo de Argentina ya está más seca de lo habitual, con aproximadamente el 87% de la cosecha 2020/21 del país se ha plantado hasta ahora y se espera que la cosecha comience en diciembre.

La Niña, como fenómeno meteorológico, se caracteriza por temperaturas oceánicas inusualmente frías en el Océano Pacífico ecuatorial. La sequedad que trae a Argentina puede ejercer una presión al alza sobre los precios mundiales de los alimentos porque el país es un importante exportador de trigo, maíz y soja.

«Vamos a terminar con una La Niña que causa dificultades a muchos agricultores», dijo el meteorólogo independiente Leonardo De Benedictis. «La preocupación se centra en las áreas que dependen de las lluvias de primavera del hemisferio sur en septiembre».

La sequedad en el cinturón de granos occidentales de Argentina ya ha reducido la siembra de trigo. El intercambio de granos de Rosario la semana pasada redujo su estimación de cosecha de trigo 2020/21 a 18-19 millones de toneladas de un pronóstico anterior de 21-22 millones de toneladas.

La Bolsa de Granos de Buenos Aires también advirtió que podría reducir su estimación de siembra de trigo de 6,5 millones de hectáreas debido a la sequía.

La provincia agrícola de Córdoba, el oeste de Santa Fe y el noroeste de la provincia de Buenos Aires ha estado inusualmente seca desde junio.

«Estas áreas necesitarán más humedad de la que la atmósfera podrá brindar», dijo German Heinzenknecht, meteorólogo de la Consultoría de Climatología Aplicada.

Según el Centro de Predicción del Clima de EE. UU. y la Universidad de Columbia, existe un 54% de posibilidades de que una niña leve golpee a Argentina entre septiembre y diciembre, justo cuando los cultivos de trigo se encuentran en sus etapas de producción y se siembra la soja y el maíz.

Acciones, bonos y fondos que pondera el mercado ante un acuerdo de deuda

Pareciera que después de varios meses de discusiones, cuatro propuestas de reestructuración de los bonos argentinos bajo ley extranjera, consecuentes beneplácitos, y previsibles rechazos, aunque suavizados por la intención de los acreedores más duros de mantener viva la interacción con el Gobierno, entramos decididamente en la recta final de las negociaciones sobre el canje de la deuda.

Si bien aún persisten algunos grises legales, con cláusulas que no conforman a los fondos más importantes, como BlackRock, desde lo financiero, las diferencias son mínimas, ante lo cual los activos locales han venido respondiendo con subas importantes en sus precios, aunque también han atravesado por mini rachas de toma de ganancias, y lateralización, producto de las idas y venidas en las conversaciones entre el Gobierno y los bonistas, junto con la condicionalidad que imponen los efectos del derrumbe de la economía argentina (producto del aún incierto impacto del covid-19 y las distintas medidas para contrarrestarlo), sin soslayar el volátil clima externo (esta semana comenzaron a publicarse balances del nefasto segundo trimestre) al que están expuestos las acciones y los bonos soberanos.

Bajo el escenario de una resolución favorable en la reestructuración de la deuda, los analistas del mercado comienzan a ponderar algunas acciones y bonos, que podrían lograr apreciaciones por encima del promedio, ya sea por retrasos en sus precios, condiciones favorables para su sector, buenos fundamentales, o expectativas de buenas probabilidades para ciertos eventos.