Complejo sojero firme en Chicago por interés chino.

El maíz y la soja se sumaron a las ganancias de la sesión anterior por signos de una renovada demanda china.

Los futuros de trigo de Chicago bajaron el jueves, pero se mantuvieron cerca de un máximo de casi tres meses alcanzado el día anterior, ya que las conversaciones sobre las compras chinas y la preocupación por las cosechas del hemisferio norte respaldaron los precios.

Los futuros de trigo más activos en la Junta de Comercio de Chicago cayeron un 0.5%. Habían subido más del 4% el miércoles cuando los precios alcanzaron su nivel más alto desde el 23 de abril.

Los comerciantes dijeron que informes no confirmados de que China había comprado dos cargamentos de trigo blando de invierno rojo de EE. UU., la variedad comercializada en Chicago, habían impulsado el repunte del miércoles, luego de las recientes ventas de maíz y soja a China.

«Informes no confirmados sobre las compras de trigo en China dieron lugar a esperanzas de una demanda adicional», dijo Commerzbank en una nota.

Los compradores privados reservaron al menos cinco cargas de soja estadounidense el miércoles, o al menos 300,000 toneladas, dijeron dos comerciantes de exportación estadounidenses con conocimiento de los acuerdos.

El martes, el Departamento de Agricultura de EE. UU. Confirmó la mayor compra de maíz de EE. UU. En un solo día registrada en 1.762 millones de toneladas.

Los últimos acuerdos llegaron a pesar de las preocupaciones sobre las tensiones diplomáticas sobre Hong Kong.

El mercado del trigo también se ha visto respaldado por las perspectivas mixtas de cosecha en el hemisferio norte y el aumento de los precios de exportación en Europa y la región del Mar Negro, en parte debido a la lenta venta de los agricultores.

El jueves, la consultora Strategie Grains redujo aún más su pronóstico para la cosecha de trigo blando de este año en la Unión Europea.

La Asociación Nacional de Procesadores de Semillas Oleaginosas dijo que sus miembros procesaron 167.3 millones de bushels de soja el mes pasado, superando el rango de estimaciones comerciales.

Los comerciantes también estaban evaluando el clima del Medio Oeste para las etapas clave de crecimiento del verano para el maíz y la soya, con algunos pronósticos recientes que muestran un aumento de calor más intenso en las próximas dos semanas.

Gobierno Argentino no planea aumentar derechos de exportación

BUENOS AIRES, 15 de julio (Reuters) – Argentina no planea aumentar los derechos a la exportación de granos a pesar de la necesidad del gobierno de obtener ingresos ya que el coronavirus empuja al país a una profunda recesión este año, dijo el miércoles el ministro de Agricultura, Luis Basterra, a Reuters.

Los agricultores en el vasto cinturón de granos de zona núcleo estaban preocupados de que el gobierno con problemas de liquidez, involucrado en una complicada reestructuración de $ 65 mil millones en bonos soberanos, pudiera aumentar los impuestos sobre los envíos internacionales de trigo, maíz y soja.

Cuando se le preguntó si el gobierno planeaba aumentar esos impuestos, Basterra dijo: «No. Tenemos que lidiar con nuestra necesidad de dólares aumentando la producción, no aumentando los impuestos. Necesitamos productores para aumentar el área de siembra y aumentar la inversión para aumentar la cosecha rendimientos».

Basterra habló al margen de un evento en Buenos Aires.

«Mayores impuestos a la exportación habrían significado menos inversión en insumos como fertilizantes, fungicidas, maquinaria y tecnología en general. Así que esta es una buena noticia», dijo Santiago del Solar, un agricultor en la provincia de la cesta de pan de Buenos Aires.

Argentina es un importante exportador de trigo, maíz y soja, así como el proveedor número uno del mundo de alimentos para ganado de harina de soja utilizados para engordar cerdos, aves y ganado desde Europa hasta el sudeste asiático.

Las exportaciones de trigo desde Argentina están actualmente gravadas con un 12%, el maíz con un 12%, la soja con un 33% y la harina de soja también con un 33%.

El gobierno está buscando ingresos ya que los analistas privados esperan que la economía argentina se reduzca en aproximadamente un 12% este año, presionados por un bloqueo que comenzó en marzo contra la pandemia de coronavirus.

Argentina suspendió las exportaciones a China de ocho plantas empacadoras de carne después de que se encontraron casos del nuevo coronavirus entre sus empleados, dijo el miércoles el organismo de calidad y seguridad alimentaria de Argentina, Senasa.

China, el principal destino de la carne de res del país sudamericano, ha estado restringiendo las importaciones de carne en medio de las preocupaciones sobre las infecciones por COVID-19, que está afectando a los países de la región, incluidos los principales productores de alimentos Argentina y Brasil.

El portavoz del Senasa, Rodrigo Conti, actualizó el número de plantas suspendidas del envío a China a ocho después de que el jefe del Senasa, Carlos Alberto Paz, dijera anteriormente que había sido seis plantas que se bloquearon temporalmente el envío a China.

Las suspensiones a la exportación se produjeron después de que Beijing le pidiera al gobierno argentino que ofreciera garantías de seguridad comercial en medio de la pandemia.

«Tan pronto como las fábricas estén en condiciones de reexportar, les daremos el visto bueno una vez más», dijo Paz.

Según el Ministerio de Aaricultura de Argentina, el 76% de las 328.170 toneladas de carne de bovino enviadas desde el país entre enero y mayo se destinaron a China. En 2019, Argentina exportó casi 634,000 toneladas de carne de res a China.

«Ellos (China) nos preguntaron qué garantías podríamos darles para que tuvieran seguridad con los productos que importan y les dimos esas garantías», agregó Paz.

Las ocho suspensiones dejan a Argentina con 88 plantas empacadoras de carne actualmente autorizadas para exportar a China.

Argentina tiene 106.910 casos confirmados de COVID-19, con casi 2.000 muertes. La gran mayoría de los casos han sido en y alrededor de la capital, Buenos Aires, donde se encuentran muchas de las plantas empacadoras de carne del país.

Los centros urbanos de Argentina han estado bloqueados contra el coronavirus desde el 20 de marzo. Se espera que la economía se reduzca un 12% este año, según analistas privados.

China vuelve a crecer

BEIJING, 16 jul (Reuters) – La economía de China volvió a crecer en el segundo trimestre después de una profunda depresión a principios de año, pero una debilidad inesperada en el consumo interno subrayó la necesidad de más apoyo político para impulsar la recuperación después del impacto de la crisis. crisis del coronavirus.

Los mercados de acciones asiáticos y el yuan chino CNY = CFXS cayeron, lo que refleja en parte los grandes desafíos que enfrenta la segunda economía más grande del mundo a medida que lidia con el doble golpe de la pandemia y las mayores tensiones con los Estados Unidos sobre el comercio, la tecnología y la geopolítica.

El Producto Interno Bruto (PIB) aumentó un 3,2% en el segundo trimestre respecto al año anterior, dijo el jueves la Oficina Nacional de Estadística, más rápido que el pronóstico del 2,5% de los analistas en una encuesta de Reuters, cuando las medidas de cierre terminaron y los responsables de las políticas aumentaron el estímulo. para combatir la recesión provocada por virus.

El rebote siguió siendo la expansión más débil registrada, y siguió a una fuerte caída del 6,8% en el primer trimestre, la peor recesión desde al menos principios de la década de 1990.

«Como destacamos anteriormente, el apoyo político aún es necesario a pesar de recuperar el impulso de crecimiento», Betty Wang, economista senior de China del banco ANZ.

«La posibilidad de resurgimientos en los casos locales de COVID-19, la incertidumbre económica global y el deterioro de la relación China-Estados Unidos plantean riesgos a la baja para la perspectiva de crecimiento de H2 en China», dijo Wang.

Esos riesgos se reflejaron en parte en datos minoristas separados que mostraron que los consumidores chinos mantuvieron sus billeteras bien cerradas, apuntando a una perspectiva desigual en el hogar y en el extranjero, ya que muchos países continúan lidiando con la pandemia de COVID-19, liderada por las crecientes infecciones en los Estados Unidos .

Aunque los indicadores de junio y las cifras del PIB superaron en gran medida las expectativas, Rodrigo Catril, estratega de divisas de NAB en Sydney, dijo que también revelaron que «el consumidor de China se queda atrás en términos de la historia de recuperación».

«Es en gran medida una historia de recuperación liderada por el estímulo del gobierno, que se centra mucho en el lado industrial. El consumidor sigue siendo muy cauteloso. Esa cautela es algo que el mercado está mirando en términos de países donde el consumidor juega un papel más importante, obviamente eso también es relevante para los Estados Unidos «.

Las ventas minoristas cayeron un 1,8% interanual en junio, el quinto mes consecutivo de disminución y mucho peor que un crecimiento previsto del 0,3%, después de una caída del 2,8% en mayo.

La pérdida de empleos domésticos ha sido una de las preocupaciones de los consumidores, ya que muchas empresas lucharon por mantenerse en el negro.

Wanda Film, por ejemplo, el operador de la cadena de cines más grande de China, que tiene más de 600 cines, advirtió el martes de una pérdida neta del primer semestre de 1.5-1.6 mil millones de yuanes ($ 214-228 millones), después de que el coronavirus mantuvo sus cines cerrados durante casi el todo el período.

China ya reservó acuerdo de compra de soja estadounidense

CHICAGO, 16 jul (Reuters) – China reservó acuerdos para comprar 522,000 toneladas de soja, dijo el jueves el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el último de una serie de compras del principal comprador mundial de productos agrícolas estadounidenses.

Se vendieron otras 351,000 toneladas de soya a compradores en destinos desconocidos, dijo el USDA. (Historia completa) Los comerciantes y analistas dijeron que esas sojas probablemente también se dirigían a China.

En un informe separado el jueves, el USDA dijo que las ventas de exportación de maíz a China totalizaron 1,37 millones de toneladas en la semana que terminó el 9 de julio, el mayor total semanal registrado. China también compró 323,739 toneladas de trigo esa semana, su mayor total semanal desde marzo.

Pero las ventas semanales de exportación de soja a China fueron de solo 383,216 toneladas, la menor desde la semana que terminó el 16 de abril.

Ha habido una oleada de ventas de productos agrícolas en los últimos días. Desde el viernes, el USDA ha reportado 3.259 millones de toneladas en compras de maíz de EE. UU. Por parte de China junto con 1.04 millones de toneladas de soja y 320,000 toneladas de trigo duro.

China dijo el jueves que se apegará al acuerdo comercial de la Fase 1 que alcanzó con Estados Unidos a principios de este año, pero advirtió que responderá a las tácticas de «intimidación» de Washington, a medida que las relaciones continúen deteriorándose.

Pero China necesitaría aumentar drásticamente la compra de productos agrícolas estadounidenses en los próximos meses para cumplir con su compromiso de la Fase 1 de importar $ 36.5 mil millones en el primer año del acuerdo, firmado en enero.

Los datos del gobierno de EE. UU. Muestran que China importó un poco más de $ 6 mil millones en productos agrícolas de EE. UU. De enero a mayo.

Acciones, bonos y fondos que pondera el mercado ante un acuerdo de deuda

Pareciera que después de varios meses de discusiones, cuatro propuestas de reestructuración de los bonos argentinos bajo ley extranjera, consecuentes beneplácitos, y previsibles rechazos, aunque suavizados por la intención de los acreedores más duros de mantener viva la interacción con el Gobierno, entramos decididamente en la recta final de las negociaciones sobre el canje de la deuda.

Si bien aún persisten algunos grises legales, con cláusulas que no conforman a los fondos más importantes, como BlackRock, desde lo financiero, las diferencias son mínimas, ante lo cual los activos locales han venido respondiendo con subas importantes en sus precios, aunque también han atravesado por mini rachas de toma de ganancias, y lateralización, producto de las idas y venidas en las conversaciones entre el Gobierno y los bonistas, junto con la condicionalidad que imponen los efectos del derrumbe de la economía argentina (producto del aún incierto impacto del covid-19 y las distintas medidas para contrarrestarlo), sin soslayar el volátil clima externo (esta semana comenzaron a publicarse balances del nefasto segundo trimestre) al que están expuestos las acciones y los bonos soberanos.

Renta Fija

Si bien desde la propuesta inicial del canje, presentada hace tres meses, los bonos en dólares subieron hasta 82% (desde precios muy deprimidos), aún hay oportunidades para capturar retornos, en un caso de una reestructuración exitosa, concuerdan los especialistas. El director de Proficio Investment, Rafael Di Giorno, destaca en ese sentido el Bonar 2020 (A020, bajo ley argentina) que, con una paridad del 42% y asumiendo que se va a enviar al Congreso un canje de deuda local en los próximos días, “es un riesgo que me gusta tomar”.

“Se habla que el Gobierno presentará la alternativa de una canasta de bonos en dólares y a su vez daría la opción de canjear por bonos en pesos”, remarca. En rigor, el Gobierno ha venido mostrando esfuerzos por rearmar la curva del mercado de bonos pesos. “Entendemos que al Ministerio de Economía le conviene priorizar los títulos de deuda ley local, ya que el financiamiento que tenga en el corto plazo va a provenir casi excluyentemente de este sector”, razona Di Giorno.

Para Sergio Morales, fundador de Interfinanzas.org, el Discount ley argentina (DICA) “aún se mantiene como uno de los favoritos para los inversores, junto con el Par (PARA)”. Ambos se encuentran con una paridad de alrededor del 44% y 40%, respectivamente, más allá de registrar un interesante “upside” tras el anuncio de igual tratamiento que los bonos ley extranjera, subraya. Por su parte, Juan Ignacio Abuchdid, presidente de Invertir en Bolsa (IEB), considera que en las actuales circunstancias los Fondos Comunes de Inversión (FCI) dólar linked, que replican el comportamiento del tipo de cambio oficial, son “activos interesantes tanto para el inversor retail que tiene pesos y busca mejor rendimiento que un plazo fijo, como para el cash management de importadoras”.

Si bien el dólar mayorista es regulado por el Banco Central, viene aumentando a una tasa de 35% anual, mayor al 30% que pagan hoy los plazos fijos. Abuchdid, que recomienda el FCI IEB Renta Fija (incluye, entre otros, bonos corporativos dólar linked, cuyas colocaciones vienen creciendo fuerte en los últimos dos meses), argumenta que “la importante emisión monetaria para paliar el impacto del covid-19, generará presiones en el corto plazo para que dicha tasa de depreciación acelere su ritmo, aumentando entonces el rendimiento de estos fondos”.

Renta Variable

Para aquellos inversores más tolerantes al riesgo, la reacción más inmediata debería provenir del sector financiero, coinciden los especialistas. Entre el conjunto de bancos, Di Giorno sugiere el Banco Macro (BMA), cuyas acciones son las más atrasadas dentro del sector: acumula una caída del 42% en 2020 frente a mermas de entre 10 y 15 puntos menos de otras entidades.

“En momentos en que la recesión hace estragos y los bancos son hostigados con subas de impuestos por gobiernos locales, Banco Macro tiene un management que sabe trabajar en estos contextos complicados. Para muestra basta la crisis de 2001, que terminó con una entidad consolidada”, rememora el director de Proficio.

Para inversores de mediano y largo plazo, el fundador de Interfinanzas.org pondera las acciones de la agencia de viajes online Despegar (DESP), que cotizan en Wall Street (además de operar en BYMA como Cedear). Según el analista, la empresa, golpeada como todas las compañías del sector de turismo (acumula una pérdida del 46% durante 2020 en Nueva York) puede, sin embargo, presentar una “oportunidad a largo plazo” si comienza la reactivación de venta de pasajes en vistas del verano/invierno 2021.

Por último, el presidente de Invertir en Bolsa ve con mucho atractivo la acción de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA). “La compañía cotiza a múltiplos interesantes que denotan un castigo excesivo sobre su precio. Destacamos su capacidad de generar ingresos estables y su posición de caja en dólares, equivalente al 30% de su capitalización”, explica. A su vez, cualitativamente “observamos que su management ha demostrado una excelente gestión.